Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más

Soluciones en el dial

3 de junio de 2008

Los radioperiódicos, noticieros radiales, han logrado mantenerse a través del tiempo por el apoyo absoluto que le brindan a la comunidad. Algunos fueron muy afamados como el que dirigía Marcos Pérez Caicedo (q.e.p.d.) y el que mantuvo también por mucho tiempo Gustavo Castillo García.

En el dial son varios los que en la actualidad se pelean la sintonía y para ello buscan las mejores estrategias. Una de ellas y quizás la más utilizada es el contactar a los funcionarios de la administración para ventilar problemas de la comunidad. Esto ha llegado hasta tal punto que pareciera – estoy seguro – que estos estamentos gubernamentales solo funcionan si pasan por este filtro.

Me explico. Solo si uno de estos periodistas llama atendiendo una queja al secretario de turno este inmediatamente contesta que ya está en esas, la solución ya va en camino o mañana empezamos las obras. Y mientras tanto ¿qué hacen? pregunta uno. Solo hay solución si estos afamados periodistas los llaman. Así pasa con los funcionarios de Telecom, los de la Triple A, los de la Secretaria de Educación y un largo etcétera.

O sea que a usted o a mi no nos paran bolas. Podemos emputarnos, cabrearnos, botar el chupo y nada. Pero si usted logra que entre su llamada - en el supuesto que la línea telefónica este okey - y ponga la queja en uno de estos radioperiódicos ¡zan zala bim! la solución está ahí de manera inmediatamente o casi.

0 Comentarios :

Publicar un comentario

Nos encantaría conocer tu opinión. Por favor, procura que tus comentarios estén relacionados con esta entrada. Intenta también no insultar ni usar palabrotas, respeta a los demás lectores de este blog. Los comentarios off-topic, burdamente promocionales, ofensivos o ilegales serán borrados sin piedad.

Artículos relacionados:


 Subscribe in a reader