Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más

El Bus – Tira Gráfica

18 de enero de 2014

Comparto con ustedes esta interesante Tira Gráfica. Tomado de www.microsiervos.com

01 - wccAP24Entre 1978 y 1985 Paul Kirchner publicó una tira titulada The Bus en la revistaHeavy Metal protagonizada por un autobús y, a menudo, uno de sus pasajeros habituales.

Está bastante simpática, y seguro que a los que usan el transporte público a diario les hace aún más gracia. Está escrita en inglés, aunque en la mayoría de las tiras no hay texto.

13 - srgVHQF

47 - l3MHMNS

19 - Gl0rLmX
20 - WyROlCW

En México estuvimos todos…

17 de enero de 2014


Si, desde aquellas vespertinas en el Teatro Caldas, México empezó a ser parte de nuestras vidas. Los forajidos eran mexicanos; los luchadores, los cómicos, los cantantes de rancheras y los de la llamada Nueva Ola. Supimos de sitios como Acapulco y por series de tv conocimos de puerto Vallarta y los ‘paquitos’ veníann de México desde la editorial novaro

IMG_2378Hoy tuve la oportunidad de visitarlo y emociona. México es un país que a pesar de su vecino mantiene su culturalidad viva. Hace valer su gastronomía, historia, idioma, conceptos de vida y demás

Y todo se le debe al INAH. Ese instituto que vela por la historia, la arqueología, lo histórico tanto en monumentos como en espacios; es el que manda allí. Nada se hace sin su consentimiento. Y más allá del mantenimiento de espacios turísticos, el mexicano defereño respeta sus decisiones. No les gustan a veces pero las respetan. Ellos, el INAH, deciden altura de edificios, restauración, mejoras, pintura, ampliaciones. Todo.

Caminar el zócalo, extasiarse con esos edificios de más de 200 años mantenidos como si hubieran sido erigidos ayer. Edificios usados, habitados, preñados de historias que viven y respiran con el día a día.

IMG_2031

La amenaza de haber sido construida su capital sobre las ruinas de Mēxíhco-Tenōchtítlān y que al descansar sobre un lago se hunde unos cms cada año no hace mella para que se erijan nuevas edificaciones, se habiliten las viejas para apartamentos - como una vez se dijo de nuestro centro histórico hoy tomado por comerciantes, lavando una ciudad que ya no resiste una butí o choping demás - se peatonicen todas las carreras que van al centro; se mantengan sus nombres y no se haya impuesto la numeración como una vez nos manifestaron al inquirir porque se había abandonado el llamar calles y carreras por nombres de personajes o hechos históricos,  ‘eso ya no se usa’, como si todo lo mandara la moda.IMG_2030

Segura, viva, alegre, festiva con cabida para todos sin distingo de sexo o religión, México es una nota. Llama la atención su constante lucha social, como sus obreros, estudiantes, oprimidos salen a protestar sin importar el día o la hora haciéndose sentir en los sitios donde saben que los turistas saldrán a disparar sus cámaras.

IMG_2129

Mercados de fin de semana, rica comida callejera, danzas indígenas, luchadores y personajes de series de tv tal cual Hollywood se pelean un espacio en el rebusque diario. Jóvenes y adultos, parejas de un mismo sexo, mostrando su amor en público sin que eso sea motivo de censura ni aspavientos. Llama la atención pero aja.

IMG_2406

Caso aparte son las denominadas áreas arqueológicas, bien cuidadas, eso si, sobreexplotadas, pero han resistido las hordas que cámara en mano desean llevarse la prueba de su presencia allí. Con su carga de ‘artesanos’ de replicadores de objetos, de trabajadores de la plata con la que hacen maravillas, guías para todo y de todo logran hacer parte del paisaje.

IMG_2076

Una buena experiencia a repetir.

Vivimos en una Dimension Desconocida?

14 de enero de 2014

Chevre encontrarse crónicas como esta que les comparto. Textos que de una u otra forma nos gritan que hay muchos que no tragan entero, que se cuestionan; esos que al atravesar la calle miran pa ambos lados porque no hay que confiarse.

Su autora es la joven Pamela Cruz Herran. Lean y dejen sus comentarios

LA DIMENSION DESCONOCIDA

Vivo en un mundo de miserables torturadores
que ofrecen mercados que duran un día
a cambio de votos que roban nuestras finanzas
por décadas.

Cuando era pequeña había en la escasa televisión nacional un programa en blanco y negro llamado LA DIMENSION DESCONOCIDA. Era absurdamente sorprendente porque las cosas mas inesperadas podrían suceder en un mundo que aparentemente era real. Cosas como considerarse corriente hasta que alguno descubre que lo que él percibe como un mundo normal no es sino un mundito pequeño dentro de uno infinitamente superior. Me impresionó sobre todo una escena donde todos creen que es un terremoto cuando en realidad los habitantes de la casa eran los personajes con los que una niña jugaba a las muñecas.

Últimamente siento que estoy viviendo en un mundo de Dimensión Desconocida. Un mundo donde todos se sorprenden porque al fin un Papa actúa como deberían de haber actuado sus antecesores, desde hace 2000 años. Donde un país completo no se inmuta frente a la corrupción, pero se indigna cuando le descubren una amante al presidente.  Donde se premia a un ciudadano por devolver una billetera que se encuentra con dinero que no le pertenece. Donde se le da el poder de disponer del dinero ajeno a personajes que te pagan para que les hagas el favor de elegirlos. Un mundo donde los medicamentos para curar enfermedades están en la misma parte donde vivimos, o sea en la tierra y en las plantas, pero que son ocultados con sevicia para enriquecer a otros. Donde un candidato pregona su afán de paz, condicionada bajo las mismas demandas que el mismo violo durante su presidencia. Donde todos buscan la paz pero todos se agarran como lobos.

cuando los dirigentes eran más decentes que los payasos
que hoy pintan las calles con carteles que brillan
por su terrible sarcasmo

Vivo en un mundo que acaba de premiar a un viejo de mas de setenta años porque gobierna un país con sentido común. Porque vive en una casa normal y porque teniendo el poder que tiene, no se roba un peso, no usa sus influencias y porque además gobierna pensando en los gobernados, no en sus ideales  de batallas pasadas.

Vivo en un mundo donde se idolatra a los seres que fueron buenos creadores pero también destructores de vidas ajenas o propias. Idolatran a verdaderos artistas que acabaron indolentemente con sus vidas, y no se tiene la menor consideración con los héroes invisibles que ayudan gente y cambian vidas en las calles.

Vivo en un mundo donde a los chicos se les enseña desde ya a usar las influencias para ganar las notas, para intimidar profesores que no ceden a sus caprichos; vivo en un mundo donde los maestros, que educan el futuro ganan como pordioseros; donde los maestros viven con miedo de una tutela por educar y por corregir un camino torcido que comenzó en casa. Vivo en un mundo donde se valora más que tienes que lo que eres. Que premia lo que logras sin importar a quien dejas en el camino.

Vivo en un mundo que castiga más duro a quien roba para comer que a los ladrones miserables de cuello blanco que nos rodean como ratas y que cada cuatro años sacan sus mejores galas, fingen y modelan una ridícula sonrisa inocente prometiendo un futuro próspero para sus bolsillos si llegamos a votar por ellos. Vivo en un mundo que no le da la espalda social a estos ladrones de sueños, malos encargados de revivir la esperanza que cada cuatro años se apodera de la gente decente pero sin ganas. De gente decente pero ignorante, de gente decente pero humilde. Vivo en un mundo de miserables torturadores que ofrecen mercados que duran un día a cambio de votos que roban nuestras finanzas por décadas.

Soy Pamela Cruz escribiendo indignada, hoy 13 de enero 2014, un día después de visitar lo que queda de un pueblo hermoso, que ostentaba el honroso título de tener el Muelle más largo del mundo. Por el que un día cualquiera llego a estas tierras el abuelo de mi esposo, viendo con rabia infinita como se va cayendo el más hermoso testimonio de nuestro próspero pasado, cuando los dirigentes eran más decentes que los payasos que hoy pintan las calles con carteles que brillan por su terrible sarcasmo.
Por: Pamela Cruz Herran