Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más

Elecciones

27 de octubre de 2011

En el telenoticiero la alocución del Señor presidente fue enfática, ratificó,

- Los tarjetones son los fusiles de la democracia –.

Apagó el televisor y decidido salió al puesto de votación, ya en el cubículo tachó con saña a los que su penuria había elegido. Al día siguiente la ciudad se vistió de luto.

A el Charles Harper que conocimos

12 de octubre de 2011

Bueno Charlie, hasta aquí llegó todo. Los tiempos han cambiado y personas hedonistas, buena vida, gozones, de esas que disfrutan la vida , se rumbean el día a día son mal vistas. El ideal en estos tiempos es estar amargado, estresado, preocupado, asexuado como tu hermano Alan.

No se por donde andarás, si es que uno va a lugares después que fallece o si el alma arranca pa’esos sitios donde vivió sus mejores momentos, así que te imagino en un antro lleno de putas, humo y música.

Hoy llego el nuevo dueño de tu mansión pues tu hermano no tuvo pa mantenerla así que la vendieron; es un geek, de esos pelaitos que desde la cuna están tirando código, hackeando gadgets y llegado el momento les suena la flauta y dan con el negocio de su vida, claro que después no saben que hacer con tanta plata cosa que tu desde un principio tuviste bien claro: putas y ron. Te cambiaron como hacen esos grupos musicales que ponen pelaitos cantantes para timar pelaitas.

Así que te imaginas como esta la cosa, tu hermano, tu sobrino, tu ama de llaves y un mancito tapado en plata que no sabe que hacer en la vida, solo estar conectado y depender las 24 horas de la tecnología.

Bueno men, nos pillamos, no te rezo el Ave María pues no creíste nunca en mujeres que alardearan de su virginidad así que aja

Julio M Santo Domingo

9 de octubre de 2011

Así despegao como lo escriben los íntimos o junto, Santodomingo, se nos fue el magnate. El heredero del imperio que forjo su padre y que hoy muchos barranquilleros lloran como si se hubiera muerto el vecino. No vamos a hablar aquí de sus triunfos económicos, de su costeñidad o de su carácter filantrópico para con otros sitios diferentes de donde se crio pues por mas que nos quieren embutir su barranquillerismo el no era de aquí.

Pero bueno aquí creció y se hizo hombre y subió al trono heredado. Pero y, que le dejo a la tierra de sus antepasados? A mi parecer una cantidad de anécdotas que llenaran y llenaran paginas sociales, culturales, deportivas y económicas. Pero nombren una sola obra a la ciudad? Que recuerde solo en un gesto de desprendimiento su Fundación dono los TERRENOS (superonerosos según M Puche) para levantar el Parque Cultural del Caribe. Del resto se llevo todas sus empresas para la capital y las que no, envejecen a la buena de Dios. O si que lo digan quienes se sintieron afectados con la construcción de un supermercado en su casa situada en el viejo Prado.

LEER MAS:
Barranquilla marcó la vida de Julio Mario 
Julio Mario Santo Domingo, un empresario de éxito

Prohibido comer….

7 de octubre de 2011

Y llego el momento menos esperado en la adultez, ese cuando llegan las cuentas de cobros por excesos de juventud. Pero bueno, hay que asumirlos con la misma responsabilidad que cuando nos creíamos inmortales, dueños de todo y nada. Que los triglicéridos, que la glicemia, que el colesterol bueno, que el malo, que el antígeno, que el imc, en fin.

Alguna vez y no de manera premonitoria escribí este cuento que hoy comparto.

PRESCRIPCIÓN

Toda esta corta vida me alimente de cosas mundanas; sopas, arroces blancos, frituras, todo esto regado con aguas de colores y fermentos de antaño. Voy me hago unos exámenes y por tener y que alto el colesterol el médico va y me dice,

-Debes dejar de comer esas cosas que usted acostumbra; no más patees con galletas saladas, cremas de cebollas, jamones serranos y truchas en papillote; no más vinos de cosechas ni peach melbas, ni tres leches, ni...

Mientras lo oía hablar la boca se me hizo agua. Hoy lo encontraron en el consultorio. El forense dictaminó muerte por asfixia: -como sí se hubiera ahogado en un mar de deseos-.