Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más

Feliz Año Nuevo

30 de diciembre de 2010

Desde esta, mi ciudad querida, la que día a día derrumban y vuelven a levantar imitando espacios de otros lares, queriendo parecerla a esos sitios que los impactaron cuando salieron de paseo; desde estas esquinas que ya no existen para muchos, de estos rincones decorados con malandros de manos terminadas en acero; de curules ocupadas por políticos vivos y oportunistas que muy pronto partirán con su prole a otros entornos menos peligrosos y donde el brazo de la justicia no los alcance.

Desde esa cinta de concreto hirviente por donde desfila cada año nuestro imaginario al son de miles de tambores embadurnados de harinas y contando en cada tum tum cuanto falta pa’llegar a la olla de guandules, midiendo el recorrido por tragos bebidos a pico de botella; de esa urbe, de esa city donde habitamos vengo hoy a desearles de todo corazón un feliz año próximo pleno de de intenciones que logren volvernos nuevamente barranquilleros y Caribes como no hemos debido nunca dejado de ser. 

El Caribe de verda

22 de diciembre de 2010

Es jodido cuando te inculcan estereotipos, te los crees y al enfrentar la realia te estrellas y no hay manera de dar vuelta atrás. Digo esto pues siempre tuve la idea de un caribe como el que nos habían pintado de camisas apalmichadas (a palm beach adas) ron a la lata y una felicidad colgando de sonrisas de dientes blancos que nos contagiaban pero he descubierto que no es así.

5568263He enfrentado el caribe desde orillas diferentes y al compararlo con lo que acá llamamos caribe me doy cuenta que estamos orinado fuera del tiesto.
Ese caribe mentiroso o inventado a las carreras por literatos o venido desde un mayami decadente se ha colado muy dentro de nosotros que no vemos el otro, el de verdad verda.

Ese Caribe que esta tan cerca y tan lejos; un espacio mágico que no necesita de fuerzas policiales o militares para funcionar (aunque decimos que es tierra donde se dan mas tiranos por cm cuadrado que en otra parte); donde la propiedad privada esta delimitada por mojones imaginarios o que están allí, en cualquier lado; donde la alegría no nos viene en spots de marcas afamadas sino desde adentro y por cosas sencillas.

Revisando las pics me di cuenta del detalle a la derecha.
No se que será, a lo mejor un sucio de la cámara


Ese Caribe que no va a la velocidad de ese que nos han inventado y nos creemos. Ese que marcha normal y donde prevalece el individuo sobre todas las cosas, cosas que están hechas a la medida de su bienestar. Ese que no tiene el paisaje delimitado por líneas de energía, telefónicas o de otra índole.

Donde el espacio es preponderante y no viven añuñios, unos encima de otros como queriéndonos comer al de al lado. Ese Caribe que he caminado, bebido y apropiado es que que añoro para que esta caribeñidad de la que nos ufanamos sea una realidad y no ese rotulo con que los vivos quieren ganarse toda las oportunidades.

Y aunque ya hay una avanzada de esa mentira que nos han vendido el pueblo se resiste. Aun vemos los grupos autóctonos prevalecer ante lo foráneo y ser respetado. Aun es posible dormir con las puertas abiertas o dejar tus pertenencias que aquí guardas bajo mil cerraduras a la intemperie, que les caiga el sereno sin inmutarnos o tener mal sueño. De ese Caribe hoy vengo cuestionando esta costeñidad disfrazada.

A la larga creo que habría que averiguar cuando dejamos de ser Caribes y nos volvimos Costeños.

LEER MAS:
- La importancia de ser Caribe: reflexiones en torno a un mal chiste
- Panorama histórico de la palabra “Caribe”
- LA INVENCIÓN DEL CARIBE A PARTIR DE 1898
- Desde el Caribe, mirando en medio de los huracanes de ideas

Sitio de Libres, Sitio de olvidos

21 de diciembre de 2010

El entorno se ha llenado de niños bien que juegan a ser empresarios y creen que la ciudad es su Monopolio o el hágase rico. Tumban el patrimonio, los descascaran y venden el lote o solo te venden una fachada que el nuevo dueño polucionara con sus logos y avisos. Y es que aquí no hay una oficina que vele por la defensa de esos espacios?

Ahí esta la señora rectora de la Universidad del Atlántico vendiendo el lote para que funcione cualquier megaproyecto incluyendo los terrenos y edificación donde funciono de salida el Colegio Barranquilla para Varones (CODEBA 100 AÑOS). Y nadie dice nada y terminaran vendiéndolo y pondrán otra Olímpica u otro Carrefour y ya. De esa manera seremos del primer mundo. #pajodelos Aqui les dejo otra perla.

¿Sitio del olvido? Por Joaquín Mattos Omar. ¿Será Barranquilla tan filistea para permitir que un lugar que entraña un tesoro de su memoria histórico-cultural y que, además, enriquecería su espacio intelectual, sea anulado por una tienda más que nada añadiría a su denso paisaje comercial?

Algunos lectores sabrán de qué hablo: la casa donde Meira Delmar vivió y soñó en olor de fina poesía durante casi sesenta años hasta el día mismo de su muerte; la casa donde escribió la parte más original y madura de su obra poética; la casa donde ya por la década de 1950, tal como lo cuenta García Márquez en sus memorias, “había veladas sorpresivas de visitantes ilustres, desde grandes artistas de cualquier género hasta poetas extraviados” (veladas que para él, como de seguro para los otros miembros principales del Grupo de Barranquilla –del cual ella fue integrante, digamos, no oficial–, resultaban “sedantes” porque purificaban sus “malas noches” de bares de arrabal), esa casa eminente, digo, está en venta y podría en pocos meses, por tanto y en efecto, acabar convertida en una tienda, que aun por muy digna y sofisticada que fuere sería de todos modos indigna de tal casa.

Nadie discute el derecho de sus herederos a poner en venta el hermoso inmueble art déco, obra de don Manuel Carrerá que data de 1945. Lo que se quiere es que la clase dirigente local (o nacional), bien del sector público, bien del sector privado, o de ambos en forma mixta, adquiera la quinta y la entregue “en comodato para su manejo a una fundación con fines educativos y culturales”, que al mismo tiempo preserve “el legado artístico y patrimonial de nuestra amada poeta”, tal como plantea una iniciativa ciudadana en carta dirigida esta semana al alcalde Char y al gobernador Verano De la Rosa.

Ya que de no ser así, señores, presten atención, Barranquilla sufriría no sólo un menoscabo patrimonial de valor inestimable sino que perdería también un importante activo del desarrollo de su vida cultural y de su turismo ídem.

Y señalo esto último porque todo indica que la dirigencia de la ciudad, para la que el único desarrollo posible de ésta se reduce al desarrollo empresarial, no ha comprendido (aun sin salirnos de esta concepción suya de polis) que invertir en proyectos culturales es también invertir en proyectos de desarrollo económico, pues un gran proyecto cultural atrae muchos visitantes y contribuye a crear un clima de progreso y modernidad que incide en la atracción de inversionistas extranjeros.

No hay ciudad en el mundo dotada de un alto nivel de desarrollo económico y de una elevada calidad de vida que no cuente al mismo tiempo con una oferta cultural amplia, rica y de gran nivel. Es parte de su competitividad.
Así que, por favor, demostremos que Barranquilla no es sólo una mera “ciudad de tenderos”, como se nos vio siempre, sino que también –¿o entonces cómo es que “sabe cantar”?– posee sensibilidad y visión suficientes para proteger y fomentar la memoria de su más insigne poeta.

Eso de madurar funcionarios a punta de periódicos en el ayer vuelve y juega. Me acorde cuando Hoenigsberg o Caiaffa – fueron la misma vaina - publicaban periódicos, gacetas y otros entuertos. Me decía el encargado de armarle los paquitos que sabían que no había nada que mostrar pero había que mostrar; siempre ha sido así. Los periodistas del patio comen de eso y por eso; de la liga en los muñecos, en la pauta y no ven, ensimismados en sus acuarios climatizados, como se derrumbaba el reino. Gracias alcalde por el favor recibido

Por: Adlai Stevenson Samper. Honda emoción patriótica he sentido está mañana. Desplegado al interior de El Heraldo una separata informe de la alcaldía distrital, emanado de su oficina de Fantasías Publicitarias, en donde tratan de rescatar lo que a juicio de ellos –si es que lo tienen- se salva en una evaluación absoluta del jefe.

Después de escudriñar mucho en libros, anaqueles. De recorrer la ciudad como loco nuevo. De devanarse los sesos y los sexos, llegaron a la inmejorable situación que solo se salvaban, en teoría, dos cosas: la educación y la salud. Cosa que bien vista son loables, perfectas, reivindicativas; si no fuera por que se trata de edificios que nada dicen sobre la calidad del servicio que prestan.

No creo que el difunto profesor Alberto Assa hubiese avalado su nombre en una de estas instituciones distritales educativas. Por el contrario, se hubiese avergonzado, no sobre los edificios; sino sobre la pésima calidad de la educación que allí imparten.

En el resto de la gestión, nada. No dicen ni mu. Sobre construcción de arterías, nada. Recuperación de espacio público, menos nada. Política de recreación y de desarrollo de espacios verdes, natividad. Competividad industrial; menos, por el contrario. Puerto? un canalito endeble al que se le mete billete como un costal hueco, un tonel sin fondo insaciable. Aeropuerto casi vacío, en una clásica estampa de sincero “mucho pueblo” a que hemos llegado. Vía 40 destruida e inundada en algunos tramos. Autopista al aeropuerto: un caminito tortuoso. La entrada desde el puente sobre el Magdalena, un basurero inmenso. Ese mismo carreteable-no se le puede otorgar otra categoría- al puente bloqueada permanentemente por buses y vendedores de todas las layas. La autopista a Cartagena desbaratada para complacer a los urbanizadores mediocres que tiene la ciudad.

O que se puede decir después de ver los round points y curvas caprichosas en la vía que conduce de la estación La Castellana en mitad de un boulevard hasta la Universidad del Norte. Parecen diseñadas por un chicuelo amigo de las carreras en karts. Las obras de valorización no se ven. Y las que se ven se encuentran en proceso inconcluso y de franco deterioro. Como algunos de los nuevos tramos de la Circunvalar, que parecen que tuvieran años de servicio cuando se encuentran recién inauguradas. En fin, sin animo de cargársela al actual Alcalde, se salva muy poco. Mas claro el cuento: se rodeó de malos asesores que formularon agendas falsas en donde lo que sobresale es la capacidad infinita de la propaganda desmedida.

Y hay que decirles a los amigos del ditirambo, del elogio infinito, que a cualquier mentira le llega un momento en que muestran su auténtica condición aunque las encuestas, los premios y las separatas digan lo contrario. Señalando también a los promotores de Fantasías Publicitarias de ayer, hoy y siempre presenta! que no es  serio mostrar como obras de una administración edificios “a futuro” hechos con Autocad o cualquier programa de computador.

Eso no es realidad, eso es ficción arquitectónica y puede instalarse, hasta que no encuentre hechos y funcionando; en el ramo de la utopía, del limbo, del ningún lugar en ninguna parte. La tierra del nunca jamas, un maravilloso parque de diversiones y aeróbicos mentales. Lo cual, lo único que demuestra es que la oficina distrital de fantasías publicitarias sigue mas activa que nunca, tan desvirolada como siempre.

Es decir, en beneficio de ellos y de su querido jefe hay que recitarles el aforismo “soñar no cuesta nada”. Si eso los hace felices y logra que se sosieguen los egos deshechos, bien pueden bajarse del fenomenal avión en el que andan montados pues despúes del cuarto de hora en el poder tienen su paso seguro a la posteridad y el tiempo  no perdona nada.

Ni las fantasías publicitarias, ni los malos funcionarios públicos.

Sin respuesta

6 de diciembre de 2010

Muy a pesar del encono que han hecho los estamentos distritales por seguirla embarrando quedan en el aire algunas inquietudes que ojala alguien nos de respuesta,

Ya implementaron el tan cacareado Policía del cuadrante que iba a terminar de una con la inseguridad y la percepción de ella en todos los espacios? Pregunto ante la ola de plomonia que azota la ciudad y de raponazos y fleteos que no descansa.

Ahora, porque hay tanto capturado con la casa por cárcel? Ese es el negocio?  Pa eso es que las universidades vomitan tanto profesional mediocre? Pa que terminen de desbarajustar el sistema?

Quien pregunto el monto del agasajo que se le iba a brindar al pelotero E Renteria antes de que este dijera que no le interesaba? Sabe alguien si esa plata fue invertida en lo que dijo el agasajado que se hiciera y si se hizo fue el monto total o solo una parte?

A propósito y a este señor Viñas que asesino a su esposa y fue condenado por ello – ojala cumpla esa sentencia – también fue acusado de lavado de dinero? En que quedo eso?

El señor Chapman, candidato elegido al Senado de nuestra Respublica es o no es convicto de una corte federal de los EE UU? Si lo es, porque no esta  en proceso de extradición?

La universidades con programas de Ingeniería civil y de Arquitectura han salido a ver anual de sus egresados esta metido en el asunto de las casitas de barro? cuando veremos a los responsables? Hay responsables o todo fue sin querer?

Los desafortunados dueños de toneladas de barro gallego que les vendieron los seudo-constructores de nuestra Barranquilla tendrán su recompensa? Los indemnizaran? Los reubicaran? El distrito terminará pagando los errores de los constructores?

Ah y también ya colapso Miramar y adivina quien la construyo?

Si bien esto lo certifican acerca de Altos del Campo, me temo que es la realidad de todo Campo Alegre, que terminará siendo camposanto, y también apunta al área de Miramar, donde se han desbarrancado algunas construcciones, otras se rajaron y fueron amarradas.

Porque ya esta ciudad no es la arenosa ni curramba la bella sino ese vividero construido al son del indio y el como voy ahí de todos. Aunque ya hoy por los sucesos acaecidos la ha llamado Lola Salcedo, ‘Silenciópolis’, por ese silencio espeso de gremios, profesionales del área, autoridades, en fin, la llamada sociedad civil, que entre nosotros vale tres tiras porque no se manifiesta ni interviene con fuerza, y por eso no les paran bolas en lo público.

Pero no creas que todo para ahí, no, espera después de las elecciones de cuerpos colegiados y otras yerbas donde saldrán elegidos los mismos la candanga de puertos carboníferos que erizaran el sector de Las Flores. Si se acabo el bocachico y la mojarra blanca ya no veras ni el forro de los pargos rojos.

Bueno para dejar tanta alharaca de lado y no volver a lo mismo aquí esta la verdadera historia  de la ladera gallega y sus constructores desalmados. De aquí en adelante se debe definir son las fechas de reubicación y/o indemnización. No hay de otra.

CAMPO ALEGRE: PROTAGONISTAS E HISTORIA DE UN DESASTRE ANUNCIADO. Por: Adlai Stevenson Samper

Desde 1916 se mencionan en la prensa local los movimientos en las laderas occidentales de Barranquilla. La extensa zona se había mantenido alejada de los urbanizadores porque la ciudad hasta finales del siglo XX contaba con terrenos aptos y a nadie le interesaba construir, desde una perspectiva técnica geológica, en arcillas salinas expansivas. Recordemos que el primer gran asentamiento en una parte de estas laderas fue a través de la invasión de afrodescendientes en 1962 en los barrios La Manga y Nueva Colombia.

Uno de los ejes de urbanización de la empresa Parrish y Cia fue la carrera 38 después de la calle 76. A inicios de la década de los setenta le compran a los chinos las granjas de verduras contiguas al Colegio Americano y allí construyen la urbanización Las Mercedes, que en uno de sus linderos, en la zona del parque, llega justo hasta una de las laderas erosivas. Después se uniría con la última urbanización ubicada en la loma: La Florida. Desde allí se iniciaba la bajada de la ladera hacia Juan Mina.

En esa zona quedaba una especie de denso matorral cruzado por arroyos llamado Selva Verde que fue tomado, a mediado de la década de los setenta, como basurero publico. Allí, en 1976, fue construida la urbanización Las Terrazas mediante financiación del Banco Central Hipotecario, previa autorización de Planeación Nacional. En 1978 se cayeron 30 casas con el natural terror de los vecinos del barrio. Para 1981 se produjo, ante otra sucesiva oleada de derrumbes, una desbandada de sus aterrorizados moradores. El Banco Central Hipotecario se negó inicialmente a aceptar su responsabilidad en el entuerto, pero ante presiones generales terminó reubicándolos o devolviendo el dinero invertido.

En esa misma época, segunda mitad de la década de los setenta, otra empresa urbanizadora construye el barrio Los Nogales para el estrato socio económico medio alto. Ante el escándalo público suscitado por el barrio Las Terrazas, la empresa envía comunicados de prensa “garantizando la estabilidad de los suelos y de las construcciones”. Parrish y Cia no se queda atrás en sus afanes de plusvalía urbana y en 1977 compra los predios en donde construirá el barrio Campo Alegre. En realidad se trata de las mismas laderas del barrio Las Terrazas, divididas por la carrera 38. El aporte sustantivo de la intervención fue el cambio de nombre. En 1981 el barrio comenzó a ser urbanizado, sobre todo en las estables partes bajas cercanas a la vía Circunvalar. Sin embargo, en 1985 el denominado Tobogán (calle 84b) recién construido, se había desbaratado como galleta mojada a consecuencia del movimiento de arcillas expansivas y la permanente escorrentía de aguas. En 1987, por procesos de inestabilidad, se afectan 150 viviendas.

En el año 1997 ocurren dos importantes hechos en la historia no tan feliz de Campo Alegre. Por un lado un informe de la entidad estatal Ingeominas determinaba la absoluta inconsistencia del suelo para efectos de desarrollos urbanos por la presencia constante de “colusivos de deslizamientos” -flujos de arcillas- y, por otro, se expidió la ley 388 de Reforma Urbana que obligaba a los entes territoriales municipales y distritales; bajo pena de sanciones presupuestales, a que expidieran de forma concertada en el plazo máximo de tres años el Plan de Ordenamiento Territorial (POT).

Politiquería

1 de diciembre de 2010

"La vocación del político de carrera es hacer de cada solución un problema"