Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más

Operación Jaque…?

30 de junio de 2011

Me imagino a la señora Ingrid jalándose los pelos pues no le toco parte del costo de la operación o mas bien de lo invertido en la imagen del gobierno del señor ese. Sera por ello que pidió la liga? Ella debe saber algo…jaque

Barranquilla, ¿cuál ciudad?

23 de junio de 2011

Esta columna publicada en el periódico El Heraldo demuestra una vez mas que las marimondas no son como las pintan. Un punto de vista muy personal de José Amar acerca de esa ciudad, nuestra ciudad que se arma y desarma según nuestros humores pero a veces por los caprichos de los políticos de turno.

La salida hacia Santa Marta o el ingreso a Barranquilla por el puente sobre el río Magdalena nos ofrece uno de los peores retratos de la ciudad: decenas de camiones haciendo todo tipo de maniobras que alteran el libre tránsito; buses estacionados, a veces en medio de la carretera, recogiendo pasajeros en forma clandestina, ante la vista de policías que hacen rigurosos retenes a vehículos particulares; jóvenes con mirada de pocos amigos que limpian los vidrios de los autos en cada semáforo, y en frente, cientos de bolsas llenas de basura y un montón de escombros de una obra que avanza lentamente, pero que tiene un pomposo letrero: “Una entrada digna para Barranquilla”.

La ciudad no es solo un espacio con calles y edificios. Es ante todo una forma de vida. En otras palabras, Barranquilla es un conjunto de costumbres, tradiciones, sentimientos y ámbitos que permiten a sus habitantes construir una identidad. La ciudad no es solamente lo físico: ella refleja ciertamente la manera de ser del propio habitante, y su relación con el espacio y con las personas.

Por eso la realidad de una ciudad es heterogénea y cambiante: aunque compartimos el mismo lugar, llevamos vidas muy diversas. Algunos se movilizan en carros de mula, mototaxis o bicitaxis, otros lo hacen en buses y taxis, mientras otros pocos lo hacen en automóviles. Compartiendo así el mismo espacio, las formas de vida son muy diversas, hasta el punto que podríamos preguntarnos: ¿En cuál Barranquilla vives tú?

Como todas las grandes ciudades del país, en los últimos treinta años Barranquilla ha cambiado sus sensibilidades, la manera de estar y sentirnos juntos; se han fragmentado los vínculos comunitarios; se ha debilitado la identidad local. Aparte del Carnaval, el Junior y dos o tres cosas más, el aspecto humano de la ciudad es segregado e incoherente. Hay lugares, como la salida a Santa Marta o la vía hacia el aeropuerto, que dejan la sensación de que vivimos en la más absoluta indiferencia. Cada persona hace lo suyo. En síntesis, en Barranquilla no hay un estilo de vida, sino más bien —como dice Barbero— “muchos modos de vida sin estilo”.

En la mayor parte del mundo, el crecimiento de las ciudades obedece a procesos de modernización industrial, política o cultural. El ensanche de las ciudades de Colombia tiene como principio común la violencia que generó la huida masiva de la gente del campo a la ciudad, no solo por seguridad, sino también en busca de oportunidades que su entorno no les dio, construyendo amplios cinturones de miseria, transformando la sociabilidad, y creando gigantescas y masivas necesidades que el erario público no tiene cómo satisfacer.

Hay tiempo todavía para evaluar la gestión del alcalde Alejandro Char. Pero es evidente que hubo una excelente gestión en infraestructura, se reconstruyó la confianza en los gobernantes locales, y se sembró un optimismo sobre el futuro de la ciudad. El nuevo alcalde no solo podrá dar continuidad en esta senda.

También debería reconstruir el alma de la ciudad, donde todos estén incluidos. Para que los que nacen en Barranquilla y los que llegamos a vivir en ella nos sintamos miembros de la misma ciudad. Por José Amar

Barranquilla, plazas y parques

12 de junio de 2011

Los Parques.

Foto0101b
En mi niñez y parte de la juventud nuestro disneylandia era el Parque Almendra. Nació allí donde estuvo por mucho tiempo la Plaza 7 de Abril, con su camino comunal que lo dividía y donde confluían en la llamada Conquista del Carnaval todas las danzas – no todo sucedió en el Barrio abajo como afirmas - y disfraces de la época.

Era un parque delimitado por un seto que escondía los mojones amarrados con alambre púa y que servían de paredes para obligarnos a usar las entradas especificas para ello; Su verdor y esplendor se debía a que era mantenido y subvencionado por la Cafetería Almendra Tropical.

Con el tiempo la Cafetería cerró sus puertas pero el parque continuó con sus puertas en metal que se cerraban a las 7 de la noche. Pero llego el progreso, llegaron los nuevos urbanizadores , diseñadores urbanos de revistas, esos que ven plazas y parques solo en canales de televisión y les parecen del putas y decidieron que debía ser abierto y le quitaron el seto delimitador y hasta ahí llego. Al igual que los que hoy piensan igualar la llamada Plaza de la Paz con la Plaza Roja de Moscú sin tener en cuenta el peso histórico, la necesidad de los megalideres – ven también se usar ese prefijo – que tenían de ver a su pueblo a sus pies. Ten en cuenta querido arquitecto que la Plaza Roja de Moscú hace rato que no se usa, creo que desde que cayó la otrora URSS y la de San Pedro necesita ese espacio por las misas dominicales que preside su santidad.

Explicó que en la historia de la humanidad las plazas son unos espacios libres para generar muchas actividades comunitarias, una de ellas puede ser por vocación de triunfos o un área de respeto porque está frente a la Catedral, o puede tener actividades militares o de carnaval.

Retomamos. Al tumbar el seto todos entrabamos por donde fuera, no se respetaban los horarios ni los espacios y hoy convertido en un peladero es parte de la gallina de oro de los disfrazados de verde – fresco no es con usted @Enriquepenalosa – que a nombre de anteponerle eco a todo se llenan de plata. A propósito, en que quedo la cuestión esa de los arbolitos que se comieron los burros?

La Plaza.

plaza_thumb[1]No es un proyecto de ahora ni tampoco un cabezazo del iluminado Alex Char, nuestro alcalde. Es un proyecto que viene desde hace muchísimos años; desde antes del Transmetro y de las megatiendas.

Y ha sido considerado, el proyecto Plaza de la Paz, patrimonio de todos y creo que los más cercanos para velar por su verdor y funcionamiento serian los que alrededor de él lo usan así sea tácitamente. Colegios, clubes, universidades.

Por eso extraña el comentario de Monseñor Tamayo:

Esos arbolitos nadie los cuidaba, ni regaba, ahora que se va a remodelar la plaza es que salen los amigos y dueños de la plaza a decir que se la van a dañar, antes, nadie pensó en eso

Pero parece que ya todo está consumado. Se tumbaran los arboles, se encementara y terminara convirtiéndose en foco delincuencial. Y la socialización de que hablan no es: cómo vamos a hacer; sino: esto es lo que vamos a hacer para que sepas, te guste o no, como todas las socializaciones de aquí. Ya todo esta consumado.

plaza paz

Los áulicos de siempre y más ahora que es época de elecciones dirán que es la puteria, que cuando estemos en el centro mirando la catedral parecería que estuviéramos en la Plaza de San Pedro, porque eso si pa disfrazarnos estamos listos. Y no me salgas con que Plazas y Parques son diferentes pues ahí tenemos el Central Park.

LEER MAS:
Solo 14 de 127 árboles serán talados en la Plaza de la Paz: Schlegel
¿Se quedará sin árboles nueva Plaza de la Paz Juan Pablo II?

BARRANQUILLA necesita Sexologo Urbanistico

10 de junio de 2011

Por Adlay Stevenson.Si alguien conoce la solución de este enigma que me ayude. Resulta que la finada Estercita Forero fue nombrada, no se sabe en que momento ni circunstancia, la “Novia de Barranquilla”. Todo bien, como dice diezValderrama de Samaria city, pero ateniéndonos a lo que decía el preclaro maestro Antonio Peñaloza sobre esta especifica denominación, era una relación de carácter ambiguo, dado que las dos –Ester y Barranquilla- son del sexo femenino.

Pero donde se enreda la pita es cuando Álvaro Cepeda Samudio, el siempre vivo, sostiene que “Junior es la querida de Barranquilla”. Porque Junior es masculino y lo correcto sería “Junior, el querido de Barranquilla”. O “Junior, el tinieblo de Barranquilla” o algo parecido. Pero Cepeda convierte al Junior en dama y a Barranquilla en amante caballero.

Curioso el caso y digno de un sexólogo urbanístico, si es que acaso existe este rango profesional. A la larga Barranquilla no es “El Arenoso”, ni “El Puerto de Oro” y menos, por lo horrible, Currambo. Los que parecen que tienen claro el sexo y condición de edad de la ciudad son las nuevas generaciones que solo la llaman Quilla: una chiquita revoltosa, traviesa y un largo etcétera por similar estilo. El asunto se echa irremediablemente a joder, a dañarse, cuando nos percatamos que el tal Quilla parece nombre de perrita.

Será que no nos hemos dado cuenta que Barranquilla es femenina y la pretendemos siempre en otra condición?

Telecaribe, nuestro que…?

6 de junio de 2011

Hagan memoria o búsquenla en los archivos porque hay historia desde antes que ustedes tuvieran un móvil en la mano o existieran los pc. Desde mucho antes se habían documentales, se hacían historias de ciudad y venerábamos a nuestros iconos.

Murió Celia cruz y el Canal Telecaribe trasmitió sus funerales, lo mismo que los de Sandro de América y los del michael jackson. No estoy seguro de lo del entierro del ultimo de los Kennedy pero si se que cuanto acordeonero o cantante vallenato ha fallecido en cualquier circunstancia ha tenido su directo.

Y hoy, que La Fiesta, ese Carnaval que muchos desearían tener en su imaginario con su explosión de alegría y color le rinde honores fúnebres a uno de sus iconos, a una persona que de una u otra manera llevo su aldea a los grandes escenarios haciendo que hoy se nos erice la piel cuando escuchamos esas canciones que describen nuestro goce no hay trasmisión directa de ninguno de sus actos.

Ni de la cámara ardiente en la Asamblea del Atlántico ni las honras en nuestra Catedral. Ni tampoco en el momento en que vuelva a la tierra, su tierra que tanto quiso. Porque somos así, sacamos pecho y a la hora del te, café. O como dicen los otros mucho tilín, tilín y nada de paletas.

Esperamos, nosotros los barranquilleros, que el señor Iván Barrios Mass se pronuncie y nos de una explicación para volver a creer. Porque si no en que quedo toda esa alharaca de tener presencia en los tevecables y directivis si a la larga vamos a terminar relegando nuestro imaginario por notas muy ajenas como yogas, shaolines y capoeiras; Y no me vayan a salir con el cuento de la globalización porque aquí no cabe.

Esthercita Forero, qepd

Cuando me muera, cuando me toque partir, en una noche de luna plena me despidan con mis campanitas barranquilleras

Así, como el alcalde jugó monopolio teniendo como tablero nuestra ciudad, partidas tan reales que las casas terminaron cayéndose como si alguien hubiera movido el tablero, se construyeron donde no debían, a lo mejor por el afán del juego, y que terminaron perdiendo todos aquellos que ilusionados invirtieron en el negocio. Bueno así están los duros a nivel mundial usando al mundo como su laboratorio de pruebas.

Pruebas de armas químicas y de otras, ya sea para someter gobiernos, levantarles calumnias, crear fenómenos naturales o simplemente arrasar economías. Ahí esta el pánico del ah1n1 replicado por los áulicos locales y que a la larga se demostró que mas peligroso era el dengue, nuestra arma local y no hacemos tanta alharaca; luego vino lo del cólera en Haití, la influenza, lo del VIH, la aftosa y quien sabe que otras especulaciones además del e coli tan de moda hoy que terminan beneficiando a laboratorios multinacionales y gobiernos cómplices. Porque, dígame usted, antes de todas estas oleadas de virus usaba los antibacteriales, ese frasquito que no falta en la cartera, maletín, koala, mochila de cualquier ser humano?