Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más

Mingo, cantador de mil Batallas...

7 de febrero de 2009

mingoBarranquillero como el que más. De esos que sobreviven en barrios permeados por la violencia dura, esa que se respira en el ambiente y ellos, como las aves del poema, incólumes. De esa estirpe es Mingo . El cantador de la Danza del Torito, esa serpiente de colores formada por congos enmarcornados, jartos de gordo lobo, amanecidos, resollando orgullo por cada uno de sus poros y manteniendo en alto todo el legado de sus antepasados.

Mingo pertenece a esa extraña raza de barranquilleros nacidos en otras tierras. Pocos tienen ese privilegio. Pero eso si, se lo echo a cualquier de esos estereotipados, esos de postales de mostrar. Mingo les gana a todos.

 

Solo dale un motivo y lo veras saltar al ruedo cantando sus toritos, esos versos con que la danza gira, revolotea, grita y suda.

Yo no vine me llamaron

Mingo-2 Así empieza uno de sus más famosos toritos. Esos cantos, que le salen del alma, que matizan su orgullo de haber sido aceptado en tierra extraña y pertenecer a una de las danzas más antiguas del mundo.

Hoy esta delicado de salud. El corazón le jugó una mala pasada pero él no se deja vencer.

Lo oye palpitar y lo regaña porque no le lleva el son de su son. Ojalá pronto se recupere y lo podamos ver comandando una nueva batalla de flores,  animando sus huestes, siguiendo las ordenes de Alfonso, contando los pasos para llegar al sancocho que lo espera. Animo Mingo!!  

0 Comentarios :

Publicar un comentario

Nos encantaría conocer tu opinión. Por favor, procura que tus comentarios estén relacionados con esta entrada. Intenta también no insultar ni usar palabrotas, respeta a los demás lectores de este blog. Los comentarios off-topic, burdamente promocionales, ofensivos o ilegales serán borrados sin piedad.

Artículos relacionados:


 Subscribe in a reader