Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más

Como nació La Cueva. I

20 de mayo de 2007
De la crónica, Los Secretos de La Cueva, escrita por JOSÉ CERVANTES ÁNGULO (qepd) en el periódico El Heraldo dominical, 29 de noviembre de 1994 y remitida por Roberto Torres Rojas extraemos el siguiente testimonio
Ese no fue un tertuliadero literario ni na­da de esa vaina que se han inventado los cachacos con su prosopopeya seudointelectual. La Cueva era una tienda donde ven­dían yuca, arroz y manteca, y después Cerveza Águila cuando Álvaro la surtió. Fue entonces cuando empezaron a frecuentar aquel sitio los amigos de hace 40 ó 45 años. Yo los llamo los amigos nuevos y me refiero a Joaco Ripoll, a Juancho Jinete y a dosé Miguel Racedo. Entonces surgió aquello de la tertulia, pero no se trataba de tertulias literarias ni artísticas, sino ro­neras. Allí lo que se consumía era ron en cantidades alarmantes y se hablaba pura mierda, mi hermano...Si, allí le mamábamos gallo a todo el mundo y hablábamos pura meirda, ni más ni menos. Nada de Faulkner, nf Joyce, ni Hemingway...Nada de Bach, Mozart o Beethoven. Allí lo que sonaba era la rumba, el son cubano, el cha cha cha, el ritmo tropical, Celia Cruz, el inquieto anacobero Daniel Santos...Y eso sí!...nada de vallenatos. En esos tiempos no existía esa vaina...

1 Comentarios :

gerente dijo...

sip, probablemente era un bebedero donde se ponía buena música, no un bar bohemio de parís donde se engendraban las grandes obras maestras. . .

Publicar un comentario

Nos encantaría conocer tu opinión. Por favor, procura que tus comentarios estén relacionados con esta entrada. Intenta también no insultar ni usar palabrotas, respeta a los demás lectores de este blog. Los comentarios off-topic, burdamente promocionales, ofensivos o ilegales serán borrados sin piedad.

Artículos relacionados:


 Subscribe in a reader