Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más

Eso de madurar funcionarios a punta de periódicos en el ayer vuelve y juega. Me acorde cuando Hoenigsberg o Caiaffa – fueron la misma vaina - publicaban periódicos, gacetas y otros entuertos. Me decía el encargado de armarle los paquitos que sabían que no había nada que mostrar pero había que mostrar; siempre ha sido así. Los periodistas del patio comen de eso y por eso; de la liga en los muñecos, en la pauta y no ven, ensimismados en sus acuarios climatizados, como se derrumbaba el reino. Gracias alcalde por el favor recibido

Por: Adlai Stevenson Samper. Honda emoción patriótica he sentido está mañana. Desplegado al interior de El Heraldo una separata informe de la alcaldía distrital, emanado de su oficina de Fantasías Publicitarias, en donde tratan de rescatar lo que a juicio de ellos –si es que lo tienen- se salva en una evaluación absoluta del jefe.

Después de escudriñar mucho en libros, anaqueles. De recorrer la ciudad como loco nuevo. De devanarse los sesos y los sexos, llegaron a la inmejorable situación que solo se salvaban, en teoría, dos cosas: la educación y la salud. Cosa que bien vista son loables, perfectas, reivindicativas; si no fuera por que se trata de edificios que nada dicen sobre la calidad del servicio que prestan.

No creo que el difunto profesor Alberto Assa hubiese avalado su nombre en una de estas instituciones distritales educativas. Por el contrario, se hubiese avergonzado, no sobre los edificios; sino sobre la pésima calidad de la educación que allí imparten.

En el resto de la gestión, nada. No dicen ni mu. Sobre construcción de arterías, nada. Recuperación de espacio público, menos nada. Política de recreación y de desarrollo de espacios verdes, natividad. Competividad industrial; menos, por el contrario. Puerto? un canalito endeble al que se le mete billete como un costal hueco, un tonel sin fondo insaciable. Aeropuerto casi vacío, en una clásica estampa de sincero “mucho pueblo” a que hemos llegado. Vía 40 destruida e inundada en algunos tramos. Autopista al aeropuerto: un caminito tortuoso. La entrada desde el puente sobre el Magdalena, un basurero inmenso. Ese mismo carreteable-no se le puede otorgar otra categoría- al puente bloqueada permanentemente por buses y vendedores de todas las layas. La autopista a Cartagena desbaratada para complacer a los urbanizadores mediocres que tiene la ciudad.

O que se puede decir después de ver los round points y curvas caprichosas en la vía que conduce de la estación La Castellana en mitad de un boulevard hasta la Universidad del Norte. Parecen diseñadas por un chicuelo amigo de las carreras en karts. Las obras de valorización no se ven. Y las que se ven se encuentran en proceso inconcluso y de franco deterioro. Como algunos de los nuevos tramos de la Circunvalar, que parecen que tuvieran años de servicio cuando se encuentran recién inauguradas. En fin, sin animo de cargársela al actual Alcalde, se salva muy poco. Mas claro el cuento: se rodeó de malos asesores que formularon agendas falsas en donde lo que sobresale es la capacidad infinita de la propaganda desmedida.

Y hay que decirles a los amigos del ditirambo, del elogio infinito, que a cualquier mentira le llega un momento en que muestran su auténtica condición aunque las encuestas, los premios y las separatas digan lo contrario. Señalando también a los promotores de Fantasías Publicitarias de ayer, hoy y siempre presenta! que no es  serio mostrar como obras de una administración edificios “a futuro” hechos con Autocad o cualquier programa de computador.

Eso no es realidad, eso es ficción arquitectónica y puede instalarse, hasta que no encuentre hechos y funcionando; en el ramo de la utopía, del limbo, del ningún lugar en ninguna parte. La tierra del nunca jamas, un maravilloso parque de diversiones y aeróbicos mentales. Lo cual, lo único que demuestra es que la oficina distrital de fantasías publicitarias sigue mas activa que nunca, tan desvirolada como siempre.

Es decir, en beneficio de ellos y de su querido jefe hay que recitarles el aforismo “soñar no cuesta nada”. Si eso los hace felices y logra que se sosieguen los egos deshechos, bien pueden bajarse del fenomenal avión en el que andan montados pues despúes del cuarto de hora en el poder tienen su paso seguro a la posteridad y el tiempo  no perdona nada.

Ni las fantasías publicitarias, ni los malos funcionarios públicos.

1 Comentarios :

el barranquillero promedio dijo...

Si tuviera algo que decir, tendría todo que ver con la forma en que se enfoca la administración del distrito, del municipio de soledad y el departamento con relación a los tres colegios más grandes de Soledad: el Itida, El Caldas y el Inem: ¿para qué construir megacolegios si no pueden reconstruir los que ya tienen?

En eso siempre apoyé la administración Char: para que arrancar proyectos nuevos si con terminar los de la administración anterior basta.

Publicar un comentario

Nos encantaría conocer tu opinión. Por favor, procura que tus comentarios estén relacionados con esta entrada. Intenta también no insultar ni usar palabrotas, respeta a los demás lectores de este blog. Los comentarios off-topic, burdamente promocionales, ofensivos o ilegales serán borrados sin piedad.

Artículos relacionados:


 Subscribe in a reader