Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más

¿Eres verde, Barranquilla?

24 de mayo de 2010

Preocupados, por la falta de espacios verdes estamos todos menos aquellos que debieran. Todavía estamos a la espera del fallo de los arbolitos sembraos y que se comieron las hormigas, bestias y demás. Vemos como caen robles y almendros, acacias y ceibas y nadie las reemplaza o si , son reemplazadas por esa moda mayaminuense de palmeras de postales. Comparto con ustedes esta columna publicada en el periódico El Heraldo

Por Joachim Hahn. Desde la ventanilla de un avión que asciende en suave curva. La has observado desde arriba, muchas veces. Cuando vas, cuando vuelves. Es tu sitio en el planeta, tu ciudad, tu hogar. Y de los tuyos. Ves cada cara, cada faceta de este formidable ser vivo recostado de espaldas al río y al mar, denso y reconcentrado en sí mismo, como un embrión, mirándose el ombligo.

En invierno, en verano. Con aguaceros bíblicos o brisas coquetas, siempre te ha sorprendido su color: aparentement verde. Fresco y alegre, acogedor y generoso, como sus habitantes.

En algunas zonas más, en otras menos. Es evidente: hay árboles por todas partes, desde los patios de casas miserables, hasta los bulevares hermosos y antejardines elegantes. Menos que antes, pero aun son muchos, muy dispersos. A primera vista, un panorama muy atractivo. ¿Verde?.

Una mirada más atenta, sin embargo, revela otro color. Menos evidente, difuso y triste, feo y desagradable, muy lejano al que sueñas y deseas para esta urbe. Es un color hipócrita y falso, sutil e imperceptiblemente omnipresente. Opuesto radicalmente al espíritu de las gentes a quienes envuelve con su pérfido y engañoso manto. Es el color de las tejas de asbesto-cemento, el del cemento y el concreto por todas partes. Barranquilla ya no es verde, es sucio gris sucio.

En la Cumbre del Clima en Copenhague, la Unidad de Inteligencia de la más prestigiosa publicación económica del mundo, ‘The Economist’, propuso un ‘Indicador de Ciudad Verde’ (Green City Index - GCI) como una medida de la calidad de vida y de sustentabilidad ambiental para los conglomerados urbanos. Se aplicó entonces por primera vez a todas las capitales de Europa, y tiende ahora a replicarse en otras ciudades alrededor del planeta.

Al fin y al cabo, en una sociedad que se globaliza aceleradamente, muchas decisiones sobre inversiones económicas y ubicación de personas, se toman con fundamento en indicadores de calidad de vida. Y lo ‘verde’ es cada vez un factor de mayor importancia y validez. Las ciudades grises, como su color, pasan desapercibidas y quedan relegadas. O sea, Barranquilla: ¿qué color prefieres?

El GCI es un indicador compuesto que refleja treinta factores: desde producción de gases de invernadero hasta reciclaje de desechos, desde calidad del aire y transporte público, hasta parques y zonas verdes. Y, entonces, ¿Barranquilla puede ser verde? Veamos: mientras Zurich (360 mil habitantes, puesto 6 en el GCI europeo) tiene 10 m²/hab de parques -Bogotá tiene un promedio de 5 y Medellín 3- nuestra alegre capital del Caribe con mucho menos de un metro por habitante ¿podrá competir? ¿podrá otorgar calidad de vida como se concibe hoy en día? Además, el gris de Barranquilla está, cómo no, inequitativa e injustamente distribuido: hay zonas mucho más grises que otras.

El Suroccidente, por ejemplo, con tantos habitantes como Zurich, no tiene ni un solo parque. Entiéndase bien: cero parques para 300 mil seres humanos. Y es la nueva zona de desarrollo empresarial de esta ciudad.

No es necesario hacer más diagnósticos, ni grandes planes de ordenamiento con los contratistas de siempre. Hay que actuar de inmediato. Como lo está proponiendo un grupo de arquitectos de la Universidad del Atlántico. Acogieron la iniciativa del P. Cirilo de San Camilo, quien obtuvo un primer e importante lote donado para crear lo que toda Barranquilla necesita: un gran y verde parque. Ya están los diseños. Ya está lista la propuesta y el sitio.

Sr. Alcalde: cámbiele el color a su -nuestra- ciudad.

LEER MAS|Barranquilla ¿verde?

1 Comentarios :

Kaim_k dijo...

Bueno yo espero que este gran parque si se de, hace muchos anos en los inicios de la puerta de oro, se quizo hacer un parque tipo central park, pero no cuajo, se terminaron de repartir los terrenos donados y no hubo gran parque de barranquilla, esperemos que esta vez el proyecto este en mejores manos!

Publicar un comentario

Nos encantaría conocer tu opinión. Por favor, procura que tus comentarios estén relacionados con esta entrada. Intenta también no insultar ni usar palabrotas, respeta a los demás lectores de este blog. Los comentarios off-topic, burdamente promocionales, ofensivos o ilegales serán borrados sin piedad.

Artículos relacionados:


 Subscribe in a reader