Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más

Historiadores…?

19 de julio de 2010

El siguiente texto fue publicado por el periódico El Heraldo y en el se hacen unas aseveraciones sin fundamento, como para salir del paso o darle la razón a cualquier sobre la ciudad y un periodo especifico de nuestra historia; se nos hace extraño que el Investigador Jorge Villalon lance a la topa tolondra estos conceptos pero aja, de todo hay en la villa del señor, dicen…

La lucha por la libertad del comercio y el contrabando
Con apenas tres mil habitantes, la Barranquilla de 1810 era sólo una parroquia, con algunas casas alrededor del caño y sin ninguna autoridad civil. “Eran casas de paja y la mayoría de los lugareños eran comerciantes, contrabandistas, artesanos, navegantes, campesinos y bogas (mulatos y negros que impulsaban las embarcaciones).

Era un caserío insignificante, no tenía gente importante y muy pocos sabían leer y escribir”, relata el historiador y catedrático Jorge Villalón. El profesor asegura que, debido a esa realidad, durante ese año el tema de la independencia no tuvo mucho significado en Barranquilla. A diferencia de ciudades ya organizadas como Cartagena y Caracas, en Barranquilla no existían grupos políticos ni clases dirigentes, por lo que “lo único que querían quienes habitaban aquí era libertad para el comercio, debido a que los españoles llegaban en patrullas y les pedían plata para no quitarles la mercancía de contrabando”.

Y a raíz de ello hemos recibido comentarios a la nota, pues como en ese periódico no se pueden dejar comentarios, ni realizar búsquedas, ni na, ni na, que a continuación compartimos,

Adlai Stevenson. Lo primero del cuento es que Barranquilla si tuvo participación en la independencia. Prueba de eso es el título de villa que no le fue otorgada por mercedes graciosa. Además, la violenta irrupción del ejército español al mando de Valentín Capmani muestra que era plaza vital para el control del Magdalena. Y su incendio posterior, elocuente castigo por su apoyo contra la causa española. No lo digo yo. Lo dicen los textos, libros y documentos históricos.

Nicolás Ramón Contreras Hernández. El profesor Villalón opina así porque no conoce la historia que reposa en el archivo histórico de Cartagena, donde aparecen los Duncan, por ejemplo que en Barranquilla entre las familias más entusiastas por una tierra independiente, una familia que se le midió a la independencia desde los primeros agites de Junio de 1810, cuando se le notificó a un encargado de España, que no lo querían ni a él, ni al rey. Fue tan importante el apoyo de estos "mal educados contrabandistas" que el señor Manuel Rodríguez Torices, presidente del Estado de Bolívar, prefirió venir a resistir "al lado de esos valientes patriotas". La batalla de Barranquilla fue tan épica como el sacrifico de Ricaurte o el coraje de los cartageneros getsemanisenses en la reconquista de Morillo, porque pelearon, hombres, mujeres, niños y niñas, con hondas, machetes, unos cuantos cañones, flechas, flechas y arcabuces. Por eso, muy a pesar de las rivalidades y celos, los cartageneros con memoria, siempre le han reconocido a Barranquilla, su aporte y bravura.

El señor Manuel Rodríguez Torices, por cierto, murió con los barranquilleros, resistiendo los ataques de los realistas samarios y los españoles. Simón Bolívar, de paso por las Barrancas de San Nicolás y por Soledad, se interesó tanto en conocer el poblado que enfrentó con tanta valentía épica el dominio español. La historia amigos Álvaro,  Adlai y Aretino, no la escriben en la batalla los ilustrados como el profesor Villalón y sus ancestros, la historia y la nación, la escriben día a día los humildes que hacen el papel de carne de cañón, usurpados luego por militares de pose, largas barbas y patillas "patricias" o con cara de curas pederastas.

La historia de Barranquilla, es la historia temprana multiracial independentista, que muestra a irlandeses, negros, zambos, indios, blancos de la tierra, de acuerdo por una idea de libertad, que ahora más que nunca sigue vigente, en estos tiempos de agitación independentista en el patio. A propósito, la historia se repite: Barranquilla fue la ciudad donde más votos logró el candidato de oposición y si se suman los votos de las dos disidencias del discurso oficial, le ganan a Santos: lo que se hereda no se hurta.

Y el investigador Adolfo Meisel Roca manifiesta detalles muy contrarios a los expresados por Villalon:

Hacia el año 1800, lo que hoy es la Costa Caribe, era una región próspera económicamente: tenía los mayores ingresos fiscales en todo el país, tanto de lo que recaudaba por concepto de impuestos como de las transferencias que recibía. Incluso llegaban de Quito.

Bueno dejemos aquí pues ya los griots son cosas del pasado y lo que vale es el interés y direccionamiento de la información. Pa eso les pagan. Por mas que tengas datos verídicos y tu trabajo sea racionalmente valido cualquier juan de los palotes frente a una cámara dice lo que le venga en gana y el comunicador ni se toma el derecho de buscar una tercera opinión.

0 Comentarios :

Publicar un comentario

Nos encantaría conocer tu opinión. Por favor, procura que tus comentarios estén relacionados con esta entrada. Intenta también no insultar ni usar palabrotas, respeta a los demás lectores de este blog. Los comentarios off-topic, burdamente promocionales, ofensivos o ilegales serán borrados sin piedad.

Artículos relacionados:


 Subscribe in a reader